Para llegar a esta conclusión el doctor Paul Nguyen, profesor de radioterapia oncológica en la Harvard Medical School, y colaboradores, revisaron datos de 78.552 hombres de más de 65 años, con cáncer de próstata, con estadios de I a III. Entre otros datos, descubrieron que había una fuerte relación entre tratamiento hormonal y depresión.

La hormona masculina, la testosterona, estimula el crecimiento del cáncer de próstata (CP). El tratamiento hormonal (TH)  disminuye sus niveles o los bloquea, lo que suele detener el desarrollo del CP. La duración del TH depende del riesgo individual de que la enfermedad se vuelva a presentar. Los pacientes con riesgo intermedio suelen recibir TH durante 4 a 6 meses, mientras que los de riesgo alto, de 2 a 3 años.

Los resultados fueron los siguientes:

*Comparando los pacientes sin TH con los con TH, estos tuvieron un 23% más de riesgo de depresión.

* Si el  TH duraba 6 meses, el aumento del riesgo era del 12%; del 37% si duraba entre 7 y 11 meses y 37% si duraba 12 o más meses.

Según los autores el posible riesgo de depresión del tratamiento hormonal debe ser reconocido por parte de los médicos y comentado, con los pacientes antes del tratamiento.

Todos los medicamentos tienen riesgos potenciales de producir efectos secundarios indeseados. El TH en CP es un arma muy importante. Pero sus efectos secundarios pueden ser importantes por lo que los médicos, además  de vigilar la posible presentación de los efectos más conocidos, deben estar alerta a la sospecha de depresión. El psicólogo o el psiquíatra deben ser consultados al respecto.

En personas de más de 65 años con CP es fácil confundir la depresión con la edad y el hecho de estar enfermo, cuando la causa puede radicar en el propio tratamiento.

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Donativos:

Ayúdanos a llevar a cabo nuestros proyectos

boton-donacion-3